¿Cómo se vislumbra el futuro tras el COVID-19 desde la perspectiva económica?